23 abril, 2016

Agua de Aljibe

Por Epuyén

Una mujer se anima a salvar su alma, tratando de volver a habitarse cuando su lucha interna desaparezca, merme o se duerma. Tres ya no pueden convivir en un solo cuerpo. Volverá a recordar, dejará hablar a sus fantasmas, a sus miedos, se enfrentara a su propia mirada, a sus reflejos, a sus realidades y al desamor. Desear ser sólo una es un anhelo que la pujará a encontrarse con su destino. Necesitará creer en algo más, en un afuera que la ayude a perdurar.

Ariana Daniele (1990) es escritora y dramaturga. Actualmente dirige Agua de Aljibe, obra que se puede ver todos los viernes de mayo y junio a las 22 horas, en el Teatro La Morada.

 

 


13073094_1029738980446087_706176286_o

¿Qué significa para vos Agua de Aljibe y cómo es la experiencia de dirigirla?

Al igual que Août –mi primer libro de poemas publicado en 2012, que fue el despertar de la expresión -, Agua de Aljibe vuelve a abrir las puertas en el lugar de lo que aún está intacto.

Fue muy difícil al comienzo. Yo, más bien,  soy mujer de la palabra, para mí el cuerpo es consecuencia. Mientras que Mirna Pecoraro y Aimé Fehleisen- protagonistas de la obra-  con la experiencia actoral que traían encima, no necesitaban de la palabra para construirse.

Tenía que luchar con dos cosas, el prejuicio que la palabra iene hoy en día en el teatro, donde parece que no se puede hablar de ciertas formas y, por otro lado, el espectador de este 2016 al que le cuesta creer en lo que se escapa de la masa. Pero yo jamás hice algo para gustar o pertenecer a ciertas formas de la época. Sigo apostando a las formas vivas que surgen, a la manera de sentir. Ante todo la fidelidad a uno mismo, ¿no? Pero cuesta no ser de la corriente, es como despertar la creencia en un desierto. Todavía creo que hay un desconocido vivo para formar parte de los pequeños mundos.

¿Qué te devuelve el trabajo de las actrices sobre tu texto?

Es un poco paradójico porque aún no las puedo ver, estoy detrás de escena, las siento y las escucho. Ellas fueron las primeras en habitar este mundo de palabras y es una felicidad ver como se derrumban los muros de lo pequeño. Ellas le han dado a ese mundo un sentido. La verdad, es que no podría imaginar a estos personajes en otras mujeres. Ahora es  casi nuestra historia. Ya somos tres en esto.

¿Qué nos queda de la niñez?

Creo, firmemente, que los pequeños instantes en los cuales uno está intacto vienen de una fuerza que se imprime en la niñez. Casi como para volverse una referencia de uno mismo, donde lo poco que no ha sido tocado está atrás, en el origen, en lo primero. La ilusión, lo perdurable, la creencia, la cercanía de los sueños, la grandeza de los pequeños mundos y, también, la primera soledad. Eso, por lo menos, es lo que me queda a mi. 

¿Quiénes habitan la soledad?

Para mí, la verdadera soledad es aquella que abre un vacío y te conecta con lo profundo, con la existencia y la condición. No creo que exista una que se disfrute. Como dice uno de los personajes en Agua de Aljibe: “las horas se hacen putas y más putas en la soledad, pero todos tienen la gracia de hacernos creer que es tan bella, preciada y lujosa, la gente no sabe desnudarse en la multitud, por eso todos cavan y cavan sus profundas tumbas”. No por esto hay que sacarla, creo que es necesaria para crear. ¿Me preguntas quiénes la habitan? No sabría decirte,  aunque siento que no todos. Hay que tener ganas de mirarse con desnudez en un espejo. Ser desde la sombra y el error. Cargar el cuerpo desde lo sano y desde lo enfermo. Creo que sólo sobre la verdad de las cosas se puede reposar sin el peso de lo cometido.


12244309_1505512159745658_2884967277935287345_o

 

Contanos acerca de uno de los métodos de difusión que elegiste para la obra:  dejar cartas, al azar , bajo algunas puertas de la ciudad.

Con las cartas la obra encuentra su razón de ser y sobrepasa completamente la escena, pasa a ser alma. Ahí es donde queda viva, donde la creencia se hace carne. En la suerte del azar que lleva a las puertas ya pasa otra cosa, que es incalculable. El sentido es infinito, eso es claro para mí, pero lo que uno siembra también es infinito, me gusta que lo que uno deja se escape del conocimiento claro, que las cosas obren a nuestras espaldas. Trascenderse, apostar a lo desconocido. El resultado no siempre tiene que ser nuestro. Me gusta pensar en algo mayor, ser parte de un pacto con un otro. Depositar creencia. Ese es el curso de las cosas para mí. 

¿Cómo ves la producción teatral en la ciudad de Rosario?

Mira, lo que puedo decirte es que se produce mucho, hay muchas obras de teatro en cartel. Particularmente, nos interesó ir siempre por el borde, desde nuestra propuesta, hasta como nos conocimos y como somos hoy. 

El mundo de las producciones teatrales no es menos distinto que el gran mundo. También hay injusticias, impunidad, deshonestidad.

¿Cómo funcionan las producciones teatrales? A veces tengo la impresión que todo responde a algo. Las formas y las estructuras de la época nunca me llamaron la atención. Apuesto sólo a la creación que responde a emociones y formas de sentir y de ver la belleza. La propia estética, al modo en que un niño contesta desde su imaginario y sus pequeñas formas. Digo conservar los pequeños universos ante todo. Me parece que el mundo es más vivo por esto y no por lo que se reproduce en masa. Es por esto mismo que no me cuesta creer cosas que no son comunes. Y me cuesta más creer en aquello que tiende a repetirse. El mundo es más de lo que se permite que sea.

Y bueno, dicen que los que hacen arte son abiertos, yo no estoy tan segura. 

12185015_1651734745064495_37484935792137717_o

Ficha técnica. 

En escena| Aimé Fehleisen, Mirna Pecoraro y Ariana Daniele.
Dramaturgia y Dirección| Ariana Daniele
Asistencia de dirección| Mauro Carreras
Composición musical | Andrés Innamorato
Diseño de escenografía y luces | Franco Pisano
Diseño de vestuario y maquillaje | Ramiro Sorrequieta
Fotografía, video y diseño gráfico | NoBar arte
Audios | Santiago D’Agostino
Producción | Aimé Fehleisen (Gente que produce)

Los viernes de mayo y junio a las 22 horas, en el Teatro La Morada. Reservas con descuento al: (341) 32 47 936

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Latest Posts By epuyén

Categoría

Entrevistas, Teatro

Etiquetas

, , , , ,