Por Ana Vicini

Ciro Fogliatta nació en Rosario el 17 de octubre de 1943. Músico y referente indiscutido de los inicios del Rock Nacional.

Bajo la iniciativa y  producción de Gustavo Gregorio acaba de formar parte del disco Rock Argentino en estado sinfónico en el que interpreta el tema Un camión de rock n´roll, de Pajarito Zaguri.

El próximo sábado 7 de mayo, a las 21. 30 horas se presentará en Plataforma Lavardén junto a su banda Ciro Fogliatta y las Blusettes e invitados locales como Bonzo Morelli y Caburo.

¿Cómo recibiste la propuesta para participar del disco Rock Argentino en estado sinfónico?

Lo de Gustavo (Gregorio) fue una sorpresa. Nos conocemos desde hace muchísimos años. Esto fue una sorpresa por lo que es el disco, ¿no? No me asombra para nada de él porque es un súper músico y ha estudiado muchísimo. La idea es muy original y está buenísima. Es un trabajo tremendo y él realmente sabe un montón.

Me propuso participar y le dije que si, por supuesto. Y justo con un tema que me va muy bien. Un tema de Pajarito Zaguri, imaginate.

10835280_10204451603623041_504795375222369469_o

¿Qué significa para vos haber interpretado ese tema?

El último año y medio de su vida, Pajarito vino muy seguido a tocar al ciclo que hago los jueves en Tabaco, en San Telmo. Aun hoy, hacemos muchos temas de él. En el próximo show en Rosario vamos a tocar unos temas suyos, también. Él usó siempre para sus composiciones el formato armónico del Blues clásico que es un lenguaje que a mi me gusta mucho.

Y las letras del Pájaro son fantásticas. Este, en particular, es todo como una metáfora, habla de los políticos, de la corrupción y dice: “lo que les falta es un camión de rockanroll”, está buenísimo.

¿Qué recuerdos tenés de él?

Yo he descubierto muchos temas suyos extraordinarios, baladas, lo que pasa es que es difícil conocerlo porque siempre estuvo en el under y nunca se preocupó por producir para la industría. No le interesó. Siempre tocó con sus amigos, lo que él disfrutaba era eso. Cuando iba a Tabaco, caía temprano, se quedaba dormido un ratito atrás, y después arrancaba.

Es el único tipo que yo he visto que no cambió. Todos han conservado algo de esa época, es verdad. Pero Pájaro era especial. Y lo más increíble es que él ya hacía un tiempo que estaba enfermo y no cambió. Nada. Siguió siendo de la misma manera, un personaje increíble.

El disco busca hacer un homenaje a los inicios de Rock Nacional y a ustedes, sus protagonistas ¿qué significa para vos esa época?

Esos años en que empecé a tocar con las primeras bandas son los mejores recuerdos, eso está clarísimo y no hay con que darle. No porque esa época sea mejor o peor, sino porque tenés esa adrenalina de los 18 a los 25 años y estás tocando con tus amigos. Eso no tiene precio. Por eso – si me preguntás- mi mejor banda fue Los Gatos Salvajes. Con ellos nos vinimos a Buenos Aires, vivíamos todos juntos. Eso, después, no sucede nunca más. Menos ahora, hoy tener a disposición los mismos músicos en una banda es excepcional. Normalmente los músicos tocan en cuatro o cinco bandas. Para vivir de la música en este momento es así.

Vinimos buscando éxito. Llegar a mucho público, a eso llamo éxito, porque era un género nuevo. Hoy hay cincuenta géneros dentro del rock, pero en ese momento el rock and roll era algo nuevo. El Blues, el Rhythm and blues, en Estados Unidos. Esos fueron los primeros referentes nuestros, también algunos grupos mexicanos fueron nuestros primeros ejemplos de que se podía cantar en castellano. Pero antes ya estaban Presley, Little Richard, pero tampoco había tanta información. Estaba todo por descubrir, eso fue una ventaja. La desventaja es que no había público (risas). Había que generarlo.

Ahora hay público para todo. Hay muchas bandas, pero también hay mucho público. Si a vos te va bien podés ganar mucho dinero. Nosotros estuvimos primeros en Sudamérica con Los Gatos y había muy poca referencia, no se ganaba mucho dinero.

12141671_10207998441505830_8379728909417793061_n

Al público, definitivamente, lo consiguieron. ¿Cómo creés que se dio ese proceso?

Lo que estuvo bueno del rock and roll fue que la música, los eventos, se hacían en clubes sociales, y eso fue lo interesante, ahí se mezclaba el público. Antes del rock and roll estaba la orquesta que tocaba algo de jazz, boleros y la orquesta de Tango. Cuando el Tango pierde porque los pibes ya no lo bailaban, recuerdo que en la provincia de Santa Fe quisieron levantarlo y lo terminaron de hundir. Sacaron una ley que decía que todos los bailes tenían que tener una orquesta de Tango. Estaba bueno por un lado , pero por otro era terrible, porque los pibes ya no bailaban, entonces los que organizaban los hacían tocar antes, sin gente. Les pagaban y se iban. Lo fabuloso del rock and roll fue que la gente lo empezó a bailar. En esa época, en Rosario, empezamos a tocar en el centro, en el Club Francés de San Luis al 800, y los pibes bailaban, era maravilloso. Yo no le he perdido el gusto a eso. Creo que, en ese sentido, soy un entretenedor, me encanta que la gente se mueva, baile.

¿Qué es para vos el Rock?

El rock no es un género musical, el rock es un movimiento, es una cultura. La primera vez que escuché eso fue de los hippies, en Estados Unidos. Para mi fue una época muy buena vivir con ellos, porque el norteamericano medio no es así. Yo viví en el 69, la primera época de Woodstock. A Woodstock no fui por un error mio, no error… Esos festivales eran viernes, sábado, domingo. Yo nunca me pasé tres días a la intemperie y el pibe que vivía conmigo -hippie fanático-, ya hacía dos, tres meses que estaba esperando. Le dije que me llamara de allá, que estaba a veinte kilómetros de Nueva York. “Llamame que yo voy el sábado.” Y el viernes ya no entró ni salió nadie, fue declarada zona de desastre, fue el doble de gente que se pensaba (risas)

Ellos crearon una onda muy interesante y para mi fue una experiencia alucinante, yo era un provinciano en serio. Eran un movimiento muy interesante, pasó muy poco tiempo, todavía, para digerirlo bien. Yo lo veo muy así, más en esta época tan de plástico.

El rock como movimiento, entonces, ¿qué significó en tu vida?

Yo creo que soy un rockero, para bien o para mal. Me he mantenido siempre dentro de ese estilo ya desde chiquito. Empecé tocando jazz, pero cuando arranqué con el rock and roll ya no paré. No lo puedo evitar. Por supuesto que me he convertido en un músico de blues, eso si. Con el trascurso de los años, tengo varios discos y me manejo muy bien dentro de ese estilo, soy capaz de tocarlo en cualquier lugar. Es un género maravilloso. Pero sigo siendo un músico de rock, creo que pertenezco al rock argentino. Es como dice el tema de Moris, “Atrapado por el rock and roll“, y realmente no me quejo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categoría

Entrevistas, Música

Etiquetas

, , , , ,