por Epuyén

EL Club Atlético Olegario Victor Andrade ( C.A.O.V.A. ) es, desde 1928, una referencia en la zona Sur de Rosario.Hoy es un exponente  del trabajo colectivo y refundador de los conceptos claves de un club de barrio. Con sus logros a la vista, la institución va por más en medio de trabas económicas y promesas.

Miguel Dolce creció en el club de su barrio, del cual hoy es Presidente.

 

¿Qué recuerdos tenés del club cuándo eras chico? ¿Qué significa el club C.A.O.V.A. para vos?

El recuerdo que tengo es de la primera vez que entré al club. Tengo un recuerdo muy potente de ese día en que mi abuelo me llevó. Fue casi como una especie de revelación, el descubrimiento de un mundo nuevo, como una gran ventana y como una liberación. El encuentro con algo que yo no sabía que me gustaba tanto, el deporte, la convivencia con los chicos, la cancha de básquet, el entrenador, que en ese momento era Gustavo Simino.

El club significa para mi alegría, solidaridad, compañerismo, reglas de juego, un lugar para relacionarse con la realidad social, económica y cultural del país. Más allá del deporte, eso es lo que significa en este momento. También es vincularse con amigos, significa amistad, es la realidad, la convivencia con el otro, pero de verdad, no solamente en un asado, no sólo en las buenas. Ya sea en una cancha de fútbol o de básquet uno conoce las virtudes y las miserias del otro. Si es egoísta, si no es egoísta, si es solidario o no lo es, si tiene una visión del mundo en conjunto o tiene una visión individualista. No solamente uno va a jugar, también, va a descubrir de qué forma uno se va a relacionar con el otro, y eso es muy importante. Yo siempre digo que en el club descubrí que la pelota es de todos, que no es de uno solo. Al contrario, cuando vas a jugar a una plaza o al campito, la pelota es del dueño de la pelota y ese siempre tiene como alguna diferencia o algún lugar de privilegio dentro de ese grupo. En un club, la pelota es de todos. No es de nadie, pero es de todos.

149718_3938119048361_704676867_n

¿Cuándo y en qué condiciones encontraste el club?

Yo empecé a ser dirigente cuando tenia dieciocho años, como no tenia mucha cabida en el equipo de primera, unos dirigenten que se llamaban Bustos Delponte y Salvador Timpanaro – el padre del que hoy es Vicepresidente- me sugirieron o me invitaron a participar y ahí arranqué como vocal suplente. El club en ese momento estaba mal, pero haciendo lo imposible para que las cosas mejoren. Había como una preocupación de esos dirigentes en ver de qué manera podían sostener o mantenerlo. Desde mi humilde posición cometían errores, pero se ocupaban, estaban ahí en el asunto, tratando de ver cómo resolverlo. Ese año, 1998 – época menemista- le cortaron la luz porque no pudieron pagar la factura. Después, a raíz de esa crisis grande del club se acercó una propuesta de un ente privado, el Euro Gym, y se aprovechó el concepto de esta ola de privatizar los espacios públicos y el club cedió todo el espacio fisico de arriba, la mitad del club. En ese momento traté de impedir esa ola de privatización y por ese motivo renuncié. Eso fué más o menos entre el ´98 y el 2000. A raíz de eso me alejé del club y en el 2003 volví a meterme un poco en la Comisión Directiva y como vi que estaba todo igual, que no tenía ni voz ni voto, me volvía alejar hasta el 2008. Cuando vuelvo y veo la desidia, el abandono y la falta de compromiso, me meti de lleno.

¿Cuáles fueron las primeras decisiones al asumir?

El club estaba en muy mal estado, en un abandono constante y desolador, con sólo cien socios, con muchos kiosquitos de las personas que lo componían, para beneficios personales y no colectivos y fue muy difícil desactivar eso. Hemos sufrido juicios, peleas, discusiones, pero a raíz de esa limpieza empezamos a tener ingresos para el club y desde ahí comenzamos a construirlo entendiendo las prioridades y teniendo un orden que nos permitió crecer. Desactivamos el sistema de cuota societaria que es donde estaba el principal kiosquito personal, le dimos transparencia a los ingresos. Cambiamos el aspecto del club, limpieza, orden, prolijidad.

1393942_667661383253269_2025855101_n

¿Conocés la actualidad de otros clubes de barrio?

La realidad de los otros clubes de barrio no puedo decir que sea mala, creo que en la década pasada fueron pocos los que no han progresado un poquito. Lo que si veo es un crecimiento no tan grande como el nuestro. Los demás clubes siguen teniendo un reflejo de abandono, sin una atención tan obsesiva como la que tenemos nosotros en cuestión del orden, de la constante vida que le damos al club. En la mayoría de los clubes se ve que la mirada de los dirigentes no ha pasado, conceptos contradictorios sobre cómo llevar adelante el club. No veo una atención minuciosa en algunos aspectos, ya sea sociales, culturales, de proyecto. Pero, repito: creo que han progresado más que nada en cantidad de chicos. Muchos chicos volvieron a los clubes y eso da mucha alegría.

¿Cómo enfrenta el club el incremento del costo de servicios?

Enfrentamos el tarifazo ajustándonos, no nos queda otra. Sacar de un lado para poner en otro y después ver como se generan nuevos ingresos con polladas, con encuentros, con un exigente control en la cuota societaria y obviamente ir a pelear donde hay que pelear, ya sea en la Provincia o en el municipio, ya que cumplimos una función social importantísima. Los clubes de barrio deben tener un subsidio total, porque sin iluminación, sin agua y los ambientes correctamente climatizados según necesidad, los deportistas no pueden llevar sus diciplinas adelante. Nosotros vamos a seguir luchando con ese objetivo, que las autoridades actúen en consecuencia al discurso. Acá vienen las autoridades políticas al club y nos endulzan los oídos y pasan franela a nuestra vanidad, pero nunca actúan en consecuencia. El club CAOVA tiene 20.000 pesos mensuales de impuestos, ¿a vos te parece que eso está en concordancia a la función social importante que hacemos? Esos impuestos están promovidos por las autoridades.

¿Nos contás sobre los logros y objetivos?

El objetivo, obviamente, es sostener y mantener todo lo que hemos logrado en este tiempo y afrontar y ver como podemos amortizar y atajar esta ola social y económica que se viene. Pero la meta principal es recuperar todos los espacios fisicos del club.

Los logros más importantes son los que quedan y pueden aprovechar los casi quinientos socios. Las mejoras en infraestructura fueron las más importantes, la modernización del club. Haber hecho la cancha de básquet de parquet, haberla agrandado, las tribunas, buenos vestuarios con agua caliente, ventiladores, el buffett, una buena iluminación para la pista de patin y una buena pintura. El club ha progresado estéticamente y en infraestructura en todos sus espacios físicos. Esos son logros importantísimos, y después los logros deportivos, ascendimos de la C a la B, de la B a la A y en la A salimos dos veces consecutivas campeones. Esos fueron logros importantes.

1796695_930570720367258_6124104091361396297_n

Join the conversation! 1 Comment

  1. Mi querido Okegario.
    En la foto está un gran entrenador de niños como Don Araoz, y reconozco a algunos de esos chiquitines como Pablito Gauna, un crack.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Latest Posts By epuyén

Categoría

Sin categoría