fotos Epuyén

Walter Apaza lleva adelante la Secretaría de Culturas de Tilcara, Jujuy. Una ciudad y un pueblo rico en historia, costumbres y ritos que construyen y reflejan su inmenso patrimonio cultural, que pone de relieve la importancia de la identidad y pertenencia en el entramado social y cultural de los pueblos.
IMG_20170106_073150

¿Hace cuánto estás trabajando en el área vinculada a Cultura?

Hace casi treinta años que trabajo en el Museo de esculturas Soto Avendaño, donde desarrollamos la idea de un museo vivo, es decir, la inclusión de nuestras culturas, ceremonias, ritos, nuestras coplas, cantos y nuestra danza acompañando a las Bellas Artes. Lógicamente, aparte de tener una participación activa dentro de lo que es una comparsa como Los Caprichosos en el carnaval y, fundamentalmente, ser un entusiasta de todo lo que es la cultura del mundo de los Andes, que es tan rico y tan distinto que te hace abrir los ojos y entender muchas cosas que a simple vista no se entienden o que no son correspondidas por el pensamiento occidental, entonces quedan soslayadas, cuando, realmente, el mundo de los Andes – con sus diez mil años de historia en la región- tiene un gran peso histórico y una vida cotidiana que todavía no desapareció.

¿Cuántos espacios públicos abarca la Secretaría de Culturas?

Tilcara es un pueblo multicultural, eso hace que uno esté atento a cada una de sus expresiones. Es un lugar que tiene la mayor actividad de eventos museológicos de Jujuy. Tilcara es el pueblo que concentra la mayor cantidad de museos por densidad de población en todo Jujuy. Hay dos peregrinaciones a la montaña en el año que son muy significativas, miles de músicos transitan esas peregrinaciones, tenemos el Pucará, que es una reconstrucción en materia arqueológica en su sitio original, la presencia humana por la zona anda por los diez mil años.

Ahora se da una particularidad, tenemos la mayor cantidad de actividades definidas en el calendario anual. Si sumamos las actividades religiosas, las culturales, las rituales y folclóricas, no alcanzan los días del año. Las festividades de Tilcara son por suerte de vida propia, no dependen de una autorización, de un control estatal, se realizan porque la gente las realiza, eso es lo interesante.

IMG_20170111_112327 (1).jpg

Es interesante apoyarlo porque justamente eso es la cultura, la secretaria como una entidad de contención de los artistas, de las actividades y las propuestas y sin tener que depender de un presupuesto para designar qué se hace y qué es lo que no se hace. ¿Cómo logran que eso funcione?

Acá conviven los artistas y los trabajadores de la cultura. Los artistas son aquellos que requieren una determinada atención y los trabajadores de la cultura son aquellos que hacen, porque sienten lo que deben hacer y de esos tenemos muchos más. Todo esto, en función de nuestros valores. Los carnavales que son tan participativos, la gente no sólo viene a mirar, viene a bailar a divertirse, esto hace que haya que estar atento a muchas cosas de las que ocurren. Nosotros no nos sentimos más ni menos que nadie, tenemos una cultura muy particular y especial, cada ritual está muy vinculado a la tierra, a la pachamama.

Está vivo el espíritu de la tradición…

Justamente, claro. Si vos analizás, el mundo andino tiene como principio de vida Los Andes, es creencia y destino. En el mundo occidental es libertad y derecho. Nosotros tenemos una creencia y si vos cumplís con ella, hay un destino. Es por eso que la ritualidad y la ceremonia persiste cuando en otros lados es cosa del pasado. El sentimiento del hombre de los andes hace que sienta la tierra como un ser vivo, porque realmente lo es.

IMG_20170112_183324.jpg

Tengo la sensación que todas esas representaciones y recreaciones vinculadas a la cultura están como abstraídas del entorno nacional, uno siente que Tilcara es un lugar muy festivo muy amable y si bien la política está en las acciones, ¿cómo vive el Tilcareño el momento político nacional?

Mirá, a nosotros no nos condiciona la esfera política nacional ni provincial, hemos pasado veinte años en los cuales internamente había un partido político, en Jujuy había un partido político y en nación otro. Esto ahora cambio, y cambio también todo y nosotros seguimos en la misma y es tan fuerte la autoestima que tiene el tilcareño que le imprime tanta energía y hace que no sea dependiente. Nosotros sabemos lo que hacemos, queremos lo que hacemos, y lo hacemos. Cada temporada, cada estación tiene su propia gastronomía, sus propios instrumentos y danzas, eso nos entretiene, nos mantiene y nos da fuerzas para seguir adelante. Por eso digo que más allá de lo que pase a nivel provincial o nacional, Tilcara tiene una vida propia en este sentido

Llevás treinta años en la gestión, ¿si tuvieras que proyectar a Tilcara, qué sentís que hace falta o para dónde pensás que se debería expandir?

El sueño que tengo es que Tilcara se convierta de una vez por todas en un centro cultural nacional, porque tiene todo para serlo. Quizá nos están faltando ciertos medios, generalmente vinculados a lo material, logística, equipamiento, porque el material humano está, el bagaje cultural también, la herencia cultural está viva. Lo que está faltando es el soporte técnico que hoy en día exige la sociedad. Si vos querés cantar coplas acá, si tenes un buen equipo la gente te escucha pero pelarte a gritos… Como decía Atahualpa, el que se pela a gritos no escucha su propio canto.

IMG_20170116_125542

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categoría

Sin categoría